Diseño, ciencia ficción y nuevas tecnologías

English versión here

Mundos futuros, nuevas tecnologías, nuevas dinámicas sociales y nuevas formas de interactuar con nuestro entorno. Tanto el diseño como la ciencia ficción tocan estas áreas, aunque ambas de formas particularmente diferentes.

Por un lado cuando el el diseño proyecta hacia adelante usualmente nos presenta un futuro brillante, donde la tecnología nos abre nuevas puertas, nos hace más felices, mejora nuestras capacidades, facilita el día a día y soluciona todos nuestros problemas. Las nuevas tecnologías son siempre recibidas como prefacio de un futuro idílico. Muy rara vez vemos un ejemplo de exploración de otro tipo de consecuencias de las nuevas tecnologías que no sea de carácter positivo.

Contrastemos esto con como una gran rama de la ciencia ficción ha tratado a la tecnología avanzada como una herramienta para comentar sobre las dinámicas sociales actuales y sobre cómo estas pueden potenciar no solo aspectos positivos sino también el lado oscuro de nuestra sociedad y humanidad. La tecnología no es solo una solución a un problema sino que se tiene en cuenta sus posibles interacciones con, fundamentalmente, las dinámicas de poder.

Actualmente se pueden ver muchas manifestaciones de este tipo de ciencia ficción en las series de tv, películas e historias que ocupan gran tiempo de nuestras pantallas, con la serie “Black Mirror” como uno de los exponentes más fuertes. Eso, junto a la presencia de gran cantidad de notícias sobre el mal uso de la tecnología, da la pauta de que estas son preocupaciones que se encuentran muy presentes en nuestra actualidad.

Image for post
Image for post
© David Dettmann/Netflix

Entonces ¿Por qué entonces los diseñadores solo se centran en los potenciales positivos? Personalmente creo que hay varias posibilidades. La más benigna tiene que ver con cómo operan muchos diseñadores. Estos trabajan desde una condición ideal (“Cómo debería ser”) hacia cómo obtener dicha condición. Este modelo es claramente optimista, y tiene la particularidad de empezar por un resultado, por lo que tiene el problema de ofuscar posibles desviaciones.

Por otro lado podríamos ser un poco cínicos y decir que los diseñadores ya están tan sumisos a los mecanismos de consumo y comercialización que no pueden evitar ”vender” las visiones del futuro, encarando todo como un proyecto de marketing. Desde esa perspectiva resulta muy claro la necesidad de romantizar las nuevas tecnologías y sus potenciales productos como el nuevo gran producto que nos va a hacer felices por los próximos cinco minutos hasta que aparezca otra cosa brillante en los escaparates.

Hoy en día nadie puede ser naif respecto a los potenciales peligros de la tecnología, ya hemos tenido más que suficientes pruebas de su mal uso, sin embargo uno sigue viendo preciosos renders de usuarios alegres, en entornos asépticos, faltos de vida pero donde todos son claramente felices.

Image for post
Image for post
Comparemos Solaris según Tarkovsky con el “Future Visions” de Microsoft

Para ser justos, cabe aclarar que muchas veces los conceptos pasan por la aplicación de nuevas tecnologías en áreas de impacto social como en medicina, emergencias o en educación, claramente o los diseñadores realmente se preocupan o, nuevamente si somos cínicos, ven que ese tipo de productos son excelentes para llamar la atención. Y lo más triste es que estos conceptos son casi siempre encarados desde un enfoque tan reduccionista que al fin y al cabo pueden parecen muy lindos pero son totalmente vacíos de contenido.

Al fin y al cabo, creo que lo que en realidad quiero preguntar es porque los diseñadores tienen tantos problemas para encarar nuevas tendencias culturales de forma crítica en lugar de sumarse ciegamente.

Creo que en parte me preocupa esta visión tan ingenua que plantea que lo único que necesitamos para ser felices y mejores es realidad aumentada y pantallas táctiles por todos lados.

Tal vez hay una negación de parte de los diseñadores a aceptar que el mundo es una red de interrelaciones extremadamente compleja, con visiones opuestas compitiendo entre sí, dinámicas de poder muy desbalanceadas que hacen que un producto aislado no sea una solución mágica a todos los problemas del mundo

Siendo generoso puedo decir que eso es solo ingenuidad, si no fuera porque esa actitud además de irresponsable es altamente ególatra..

Hoy en día, siendo que el rol del diseñador está creciendo, integrándose más y más en áreas de mayor impacto social es importante entender cómo nuestro trabajo influye y está influido por las dinámicas sociales, y como este es parte de un mundo donde las interrelaciones culturales, las dinámicas de poder e intereses contrapuestos significan que debemos ser mucho más conscientes de las consecuencias del mismo.

“Technological Dreams Series: №1, Robots” por Dunne y Raby

Me parece que es hora de que los diseñadores empecemos a generar una visión más autocrítica de nuestra profesión y que veamos para adelante no solo el mundo ideal que proyectamos sino también los posibles futuros problemas, ya que con nuestra capacidad de proyectar hacia el futuro también podemos hacer crítica y denuncia al igual que grandes autores de ciencia ficción como Orwell, Bradbury o Huxley.

Designer with a passion for design and culture

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store